Entrevistas

FOTO: Planetaolimpico.es

Natalia Freire @ladeporteca

Frente a la Facultad de Bellas Artes, en la Ciudad Universitaria de Madrid, se encuentra la Residencia Joaquín Blume. Allí muchos deportistas de élite pueden vivir compaginando su vida deportiva con su vida de estudiante. Mientras espero, reflexiono sobre el hecho de que muy pocos jóvenes conozcan quién fue Joaquín Blume y cómo consiguió con sus éxitos deportivos que la gimnasia española fuera considerada importante a nivel mundial. La joven a la que voy a entrevistar también es gimnasta. Aparece con una amplia sonrisa en los labios y me dice:

-No te he visto en el Hall y no sabía dónde estabas…

-Es que hace muy buena tarde y se está muy bien fuera –contesto yo.

Su voz es suave y agradable. Me invita a pasar a la Residencia para realizar la entrevista. Antes de entrar miro de nuevo la fachada de la Facultad de Bellas Artes y pienso que quizás no es una casualidad que una joven tan hermosa resida frente a esa Facultad porque bien podría ser modelo de los artistas que se forman al otro lado de la calle.

La belleza de la que estoy hablando es Campeona del Mundo junto a sus compañeras del equipo nacional de Gimnasia Rítmica y, además, es la capitana de este equipo. Su nombre, Alejandra Quereda.

Desde el 1998 ningún equipo había logrado un Campeonato del Mundo. El equipo que lo logró, hace más de 15 años, también fue Oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 y contaron con esa inercia que pesaba en el dictamen de los jueces. Sin embargo, el equipo de Gimnasia Rítmica compuesto por Alejandra Quereda, Artemi Gavezou, Lourdes Mohedano, Elena López y Sandra Aguilar, tan sólo iba avalado por un cuarto puesto en los Juegos de Londres 2012. Esa posición dejó al conjunto con la miel en los labios. Aún así, siguieron entrenando sin desfallecer y se plantaron en Kiev, Ucrania, a finales de septiembre de 2013 con el firme propósito de quitarse esa espinita de los Juegos. Y bien que se la quitaron porque lograron el Oro en el ejercicio de 10 mazas y el Bronce en la prueba de tres pelotas y dos cintas.

Planeta Olímpico: Cuéntame. ¿Cómo planteasteis ese ejercicio?

Alejandra Quereda: Después de quedarnos cuartas en los juegos de Londres 2012, rozando la medalla, se empezó a valorar nuestro trabajo. Entonces, todo el equipo nos propusimos continuar un año más para intentar conseguir esa ansiada medalla que tan cerca tuvimos en Londres. El objetivo estaba muy claro. Nosotras fuimos al Campeonato del Mundo con el objetivo de conseguir una medalla.

P.O: Y cuando acabasteis el ejercicio ¿teníais la certeza de que lo habíais conseguido o todavía os quedaban dudas?

A.Q: La Rítmica es un deporte que tiene una parte muy subjetiva y hay mucha política también. Es difícil que los jueces te valoren objetivamente al cien por cien y, bueno, nunca está nada claro. No sabíamos si nos darían una medalla pero sí sabíamos que lo habíamos clavado. Pero eso también nos ocurrió en los Juegos Olímpicos y el resultado, al final, no fue la medalla. Aún así, un cuarto puesto en unos Juegos es una posición buenísima pero se te queda ahí el sabor agridulce. Así que en el Mundial, hasta que no nos vimos ahí, las primeras de la tabla, no nos lo creíamos…

P.O: Y ¿el Bronce?

A.Q: Eso sí que fue inesperado totalmente porque, además, nuestro fuerte eran las mazas y nosotras íbamos a luchar por ese ejercicio. Después de conseguir el Oro en mazas íbamos a no fallar en el siguiente, a disfrutar, a hacerlo bien, pero sin la presión de decir “necesitamos una medalla”. ¡Ya éramos Campeonas del Mundo! Y eso era lo más grande. Y, de repente, ¡Anda, si somos Bronce!

P.O: Entonces, ¿fue una sorpresa porque el ejercicio de pelotas y cintas no salió tan bien como el de mazas?

A.Q: Nosotras hicimos muy bien el ejercicio, pero no nos lo esperábamos. Incluso pensamos que como ya nos habían dado el Oro en mazas los jueces puntuarían para compensar y las medallas se irían para otros países, pero no. A veces, actuar con esa relajación trae mejores resultados.

P.O: En este ejercicio de pelotas y cintas el Oro se lo llevó Rusia y la Plata Bielorrusia que son dos potencias en gimnasia. ¿Qué diferencias hay entre estos dos países y España en lo que a la gimnasia se refiere?

A.Q: Muchísimas. En Rusia la Rítmica es uno de los deportes más importantes y las gimnastas viven por y para la gimnasia. No intentan compaginar deporte con estudios ni piensan en un posible futuro laboral fuera del deporte. Se dedican solamente a eso porque en esa dedicación tienen un futuro laboral. Cuando terminan su carrera deportiva son personas famosas en su país, valoradas, y obtienen un puesto de trabajo seguro. En cambio, en España, la Rítmica es un deporte que, aunque cada vez es más conocido y apoyado, todavía no te ofrece un futuro y cuando te retiras tiene que dedicarte a otras cosas. 

P.O: Ninguna televisión retransmitió el Mundial y los aficionados que quisimos verlo tuvimos que “pelear” con los enlaces de internet. Esta sensación de que tanto esfuerzo no tiene su apenas repercusión en los medios de comunicación como ocurre en estos países ¿os genera impotencia?

A.Q: Hasta cierto punto. El éxito y la satisfacción no nos los quita nadie pero sí que te choca un poco el hecho de que medios de otros países te apoyen más que los tuyos.

P.O: Y, eso, ¿cómo es? 

A.Q: Después del Campeonato del Mundo nos han invitado a hacer exhibiciones en otros países como, por ejemplo, Francia. Pero lo mejor fue al llegar a México. En el aeropuerto nos estaba esperando la prensa, televisiones, radios… Un despliegue. Y, claro, piensas “si somos más famosas aquí que en nuestro país”.

P.O: Entonces, si sorprende que os esperen en el aeropuerto de un país que no es el vuestro ¿es más sorprendente volver a casa después de lograr el Oro en el Campeonato del Mundo y que no haya nadie de la prensa esperando?

A.Q: Claro que sí. Es cierto que ganar el Campeonato del Mundo fue algo inesperado pero, quizás por eso, sorprende más que no hubiera nadie porque cuando obtuvimos la clasificación olímpica sí que tuvimos más apoyo por parte de los medios. Pensábamos que alguien de los medios se habría interesado por nuestro éxito porque habíamos conseguido algo muy grande. Los familiares y amigos que nos esperaban fuera nos decían “estamos solos”. “Será broma” decíamos nosotras. Pero no, era verdad. Nadie nos esperaba.

P.O: Si Madrid hubiera conseguido organizar los Juegos de 2020 ¿habría cambiado algo?

A.Q: Posiblemente porque los deportes olímpicos habrían ganado protagonismo. Pero eso es sólo una hipótesis y ya nunca lo sabremos.

P.O: Y ¿cómo se plantea el futuro sin Madrid 2020?

A.Q: Ahora mismo, nosotras tenemos la beca ADO y sin ella no sé qué sería de nosotras ahora mismo. Por ejemplo, en mi caso, que estudio y entreno, me encuentro con que no puedo presentarme a determinados exámenes porque estoy compitiendo y esto me obliga a hacer segundas matrículas para poder terminar las asignaturas que me queden de un curso y continuar en el siguiente. Y cada vez la universidad es más cara. Sin la beca ADO llegaría un momento en el que tendría que dejar la gimnasia porque si quiero acabar la Universidad tendría que dedicarme solo a eso para no tener que pagar de nuevo la matrícula.

P.O: O sea, que le darías prioridad a los estudios en vez de al deporte…

A.Q: Sí, porque con la gimnasia no te puedes ganar la vida en España. Por eso la continuidad de las becas es fundamental.

P.O: Y ¿qué papel empiezan a jugar las firmas comerciales en el deporte? ¿Aceptarías el mecenazgo de una firma que no tuviera relación directa con el deporte?

A.Q:¡Por supuesto! Cualquier ayuda es bienvenida. Si las empresas españolas se implicaran en la ayuda a deportistas el beneficio sería mutuo. El mejor ejemplo es el acuerdo al que ha llegado el Consejo Superior de deportes (CSD) con la Agencia de Moda Española para unir moda y deporte. Nosotros damos a conocer sus firmas y sus diseños y ellos nos ayudan para seguir estando en la élite.

P.O: En España hay muy buenas firmas deportivas que ya os ayudan. Como por ejemplo DVillena.

A.Q: Sí. Ellos nos dan las punteras. Yo las uso desde que entré en el equipo y, aunque he probado otras, a mí son las que más me gustan. Las llevamos en los juegos Olímpicos, las usamos en el pasado Mundial y la verdad es que nos gustan mucho y esperamos seguir contando con su ayuda.

P.O: En el equipo que ganó el Oro de Atlanta estaba Tania Lamarca que, junto a la periodista Cristina Gallo, escribió un libro precioso contando su experiencia.

A.Q: Sí. Lo he leído. Lágrimas por una Medalla.

P.O: De todo lo que se cuenta en ese libro, ¿en qué ha cambiado la gimnasia española?

A.Q: En muchas cosas. Todo ha mejorado. Ellas dejaron a un lado los estudios y cuando dejaron la gimnasia les costó volver a la vida normal, por así decirlo. También la forma de entrenar. Ellas estaban aisladas del mundo, sólo vivían para la gimnasia. Nosotras vivimos en la Residencia Blume, en pleno corazón universitario de Madrid. Convivimos con deportistas de todo tipo que están en situaciones parecidas y tenemos su apoyo moral. Además compaginamos deporte y estudios. Tenemos todos los recursos necesarios para entrenar y opciones para cuando dejemos de hacerlo. En mi caso, la Medicina.

P.O: Veo que ya tienes proyectado el momento de la retirada, que espero que sea dentro de muchos años…

A.Q: ¡Jajajaja!

P.O: Y, ¿esa risa? ¡Si tienes 21 años! ¡No me digas que te has planteado retirarte en breve!

A.Q: Es que la gimnasia es un deporte que se acaba rápido. Empecé desde muy niña. Llevo practicando Rítmica desde los 6 años y en cuanto empiezas a competir tienes que dedicarle muchos días a la semana. Es un deporte que requiere muchas horas de entrenamiento y, por eso, desgasta muchísimo. Es un deporte muy duro y sacrificado.
Ahora mismo soy de las mayores del conjunto. Me planteo objetivos a corto plazo porque si no, se hace todo muy largo. Entonces, de momento, año a año. Este año me preparo para afrontar el Europeo en junio y el Campeonato del Mundo finales de septiembre. El objetivo es ir consiguiendo medallas en cada cosa que hagamos.

 

P.O: Y, ¿los Juegos?

A.Q: Aún faltan dos años para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016. En ese tiempo pueden pasar muchas cosas. Pensar en esa meta nos motiva menos que hacerlo en una más cercana en el tiempo.

P.O: Pues hablemos de esos objetivos inmediatos ¿En qué competición disfrutáis más?

A.Q: En la Rítmica no hay mucha variación entre el Europeo y el Mundial porque los mejores países están en Europa exceptuando casos como Japón y China que van sólo al Mundial. Pero las grandes rivales están tanto en el Europeo como en el Mundial.

P.O: ¿Notáis que desde Asia se está empezando a apretar más en estos deportes?

A.Q: Pues sí. Las japonesas estuvieron entrenando en Rusia y subieron bastante el nivel. Son dos conjuntos a tener en cuenta porque hacen unos ejercicios muy originales.

P.O: Y vosotras, ¿en algún momento os habéis planteado esa posibilidad?

A.Q: No, porque los métodos que estamos utilizando ahora nos están yendo muy bien. Además, nuestra seleccionadora es bielorrusa. Nosotras lo hemos hecho al revés. En vez de marcharnos, hemos traído a la entrenadora.

P.O: Hablemos del entrenamiento. ¿Todo el equipo vive en la Residencia? ¿Cómo entrenáis?

A.Q: Sí. Todas vivimos aquí. Entrenamos todos los días, menos los domingos.

P.O: Pasar tanto tiempo juntas, ¿provoca roces o sois todas amigas?

A.Q: Trabajar en equipo une mucho porque en el conjunto todas somos una. Cuando una falla, el fallo es del conjunto. Está clarísimo. Evidentemente, fuera del gimnasio, siempre te llevas mejor con unas que con otras. Pero dentro, somos una piña.

P.O: La parte artística del ejercicio ¿la desarrolláis con clases de interpretación o algo relacionado con las artes escénicas?

A.Q: En pretemporada solemos practicar con alguna profesora de baile. Practicamos diferentes estilos porque eso nos ayuda a desenvolvernos mejor en la faceta interpretativa. Bailar sin pensar en el ejercicio facilita la incorporación de esa parte expresiva cuando entrenamos añadiendo la parte técnica. Y, cuando ya estamos metidas en la preparación de los ejercicios de la temporada, hacemos ballet todos los días, algo que es muy importante en la Rítmica porque incorpora un componente artístico y de belleza a la técnica del ejercicio. Con el ballet perfeccionamos la posición de los brazos, las manos, las piernas, la cabeza y lo aplicamos a la realización del ejercicio. 

P.O: Otra parte artística que me parece fascinante es el diseño de los maillots. ¿Quién se encarga de eso?

A.Q: Depende de la ocasión. Normalmente son las entrenadoras y las modistas las que deciden el diseño tomando como referencia la música que vamos a utilizar. Nosotras podemos opinar y decir cuáles son nuestras preferencias pero es responsabilidad de ellas.

P.O: ¿Todo el mundo puede aspirar a ser gimnasta rítmica?

A.Q: A nivel amateur, cualquier niña puede practicar Rítmica porque es muy divertido. Desarrolla la coordinación, la concentración, la elasticidad y el trabajo en equipo, si se practica en conjunto. Combina arte, belleza y música con ejercicio físico. Es una forma entretenida de hacer ejercicio y muy bonita estéticamente. Pero si lo que se pretende es llegar a la élite, no todas pueden lograrlo. Hay que tener unas cualidades muy específicas tanto físicas como psicológicas. De hecho, la psicología juega un papel muy importante, como en casi todos los deportes, porque hay que saber concentrarse en el momento adecuado y sobrellevar los nervios que provocan afrontar una competición.

CONTRA EL CRONO
Una competición Como competición, los Juegos Olímpicos. Como resultado, el Mundial.
Una gimnasta Anna Bessonova
Un ejercicio El Mixto de la Final Olímpica
Un aparato El Aro
Un deporte El Pádel
Un superhéroe Elastigirl de Los Increíbles
Un juego El Mus
Una comida La Paella
Una ciudad Roma
Una película Sexo en Nueva York
Un libro Lágrimas por una Medalla de Tania Lamarca
Una frase El dolor es temporal. La satisfacción, para siempre
Una canción Lo echamos a suertes de Ella Baila Sola
Un color Rojo
Un recuerdo El himno de España sonando y la bandera española ondeando cuando estábamos en el podio tras conseguir el Oro en Kiev
Un defecto Hay muchos… Siempre quiero llevar la razón.
Una virtud Soy muy perfeccionista
Un sueño Los que tenía ya los he conseguido. Ir a unos Juegos y conseguir una medalla internacional.

Sigue en Twitter a Alejandra Quereda @alequereda

 

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L