Entrevistas

Por Alberto González 'Pipe' (@PipeRMarca) y Álvaro Heralta (@Alvaro__H)

Alhambra Nievas (Granada, 1983) es el mejor ejemplo de que con esfuerzo e ilusión la palabra imposible nunca debe ser contemplada. Pese a su juventud, presenta un currículum impresionante: ha sido internacional con la selección española de rugby, se pasó al arbitraje y se convirtió en la primera mujer española en dirigir un partido de un Mundial y está muy cerca de sacarse la carrera de Telecomunicaciones. Por si ésto no fuera poco, apunta a ser seleccionada para Río 2016 como árbitro. Por ello, saca unos minutos de su tiempo para contar a Planeta Olímpico su apasionante historia.

Planeta Olímpico: De siempre jugó a muchos deportes, pero ¿qué es lo que tiene el rugby de diferente con respecto a los demás para que se enganchara a él a los 19 años?

Alhambra Nievas: El ambiente, la intensidad y el espíritu de equipo. El rugby es más que un deporte, el equipo es como una familia y el balón como un órgano.

Paso a paso y sin hacer ruido llegó a ser jugadora internacional con España, ¿cómo fue aquella época?

La recuerdo con mucho cariño. Viví momentos inolvidables, como mi debut en el VI Naciones en el Central (España-Inglaterra) al que vinieron una expedición de compañeras y amigas desde Málaga. Especialmente recuerdo con mucha admiración a Kepa Ancín y David Palacios, que hacían que cada una nos sintiéramos parte del proyecto. Y ahora con un poco de añoranza porque hay jugadoras en activo con las que empecé, pero bueno, cada una ha seguido su camino.

¿Cuál es su mejor recuerdo como jugadora?

Pufff, difícil elegir, ha habido varios: primera liga andaluza, la plata en el campeonato de España Universitario y el debut con la Selección... sería difícil elegir, ha sido una época increíble que me ha hecho crecer mucho como persona.

Sin embargo, de repente el arbitraje irrumpió en su carrera, ¿cómo fue aquello?

Llegó por casualidad, una amiga me animó a ir con ella a las concentraciones de categorías inferiores, me gustó y compatibilizaba arbitrar con jugar, por lo que los fines de semana eran todo rugby.

Y llegó el momento en el que tuvo que decantarse entre seguir en el arbitraje o con su carrera como jugadora, ¿por qué se decantó por lo primero?

Fundamentalmente porque soy consciente que los trenes, a veces, no pasan dos veces. Tenía 29 años y si quería tener una carrera internacional en el arbitraje, no podía esperar mucho más. Mi etapa de jugadora en alto nivel sabía que estaba casi cerrada y sentía que había alcanzado casi todo lo que me había propuesto. Me quedó la espinita de jugar con mi equipo en División de Honor, algo que quedó muy cerca y aunque suene extraño, a la postre lo tomé como una señal para terminar de decidirme.

¿Que le dijeron su familia y amigos cuando vieron que lo de ser árbitro iba en serio?

Pues mi madre en especial encantada, porque dice que me doy menos golpes (yo era de las que siempre llegaba a casa con algún morado o golpe). Me han apoyado en todo, soy muy afortunadada.

¿Qué es más complicado: dirigir un partido de Rugby 7 o XV? ¿Quizás el 7 por requerir un mayor esfuerzo físico al haber menos jugadores?

Es difícil de comparar. En el rugby 7 la exigencia física es mayor y sobre todo la rapidez con la que hay que tomar decisiones, todo va muy deprisa. En el rugby XV la exigencia es la concentración y consistencia durante 80'.

Cuando ha arbitrado algún partido masculino, ¿ha notado alguna vez que le costaba más de lo normal que los jugadores le respetaran por el hecho de ser mujer?

No, para nada. En general siempre me he sentido muy respetada y aunque en algún momento se haya hecho diferencia, creo que cuándo entramos al partido los jugadores me ven como el árbitro, ni mujer ni hombre.

En rugby hay muy pocos árbitros que sean mujeres, ¿cree que aún hay muchos prejuicios?

Es cierto que somos pocas, pero tengo dos buenas predecesoras que han abierto un camino a este respecto: Paloma Loza, pionera, e Itziar Díaz. Ambas, al igual que yo, han pitado en la máxima categoría nacional masculina y han sido internacionales.

¿Qué hace falta para ver a más mujeres como usted arbitrando?

Pues lo primero ganas y un poco de valentía, al final es bueno poder seguir aportando cosas a nuestra realidad, a nuestro rugby desde otro ámbito. La figura del árbitro es muy importante y debemos fomentar que sea una imagen positiva, un tanto en nuestra cultura actual en la que generalmente se nos asocia a algo negativo/polémico.

Como colegiada se ha ganado muy buena fama. Tanto que hizo historia en el pasado Mundial siendo la primera mujer española que dirigía un encuentro en la Copa del Mundo ¿cómo valora su paso por el torneo?

Mi actuación la valoro muy positivamente, confiaron en mi sin dudarlo y el rendimiento tanto de árbitro principal como de asistente ha sido bastante bueno. Gracias a ello, en dos días marcho a pitar Italia- Escocia y en febrero tengo dos designaciones en el VI Naciones femenino (Inglaterra-Italia y Francia-Gales)

¿Haber estado en un Mundial es el logro del que más orgullosa se siente?

Estoy satisfecha con las cosas que he vivido y las que quedan por vivir, pero sería difícil decir la que más orgullo me da. Soy féliz porque estoy haciendo lo que me gusta y encima están saliendo bien las cosas. El Mundial fue muy especial y sin duda uno de esos momentos que no se olvidan

Su buen hacer le ha situado con muchas opciones para que sea designada como árbitro para Río 2016, ¿qué parámetros son los que se utilizan para ser seleccionada para los Juegos Olímpicos?

Fundamentalmente es un cúmulo de tres aspectos:

- Físico, ya que nos monitorizan y exigen unas marcas que nos permitan estar a la altura de la competición.
- Técnico, cumplir con los estándares que la IRB marca para modalidad 7 y XV, o sea, rendir y cometer pocos errores.
- Comportamiento: imagen, ser buena compañera, vivir dentro de los valores del deporte,... al final, ser árbitro no es sólo dentro del campo, también fuera.

Viendo su enorme progresión, ¿sería una decepción no ir a Río 2016?

Hombre, sería un desilusión, pero no decepción porque yo he dado todo lo que ha estado en mi mano pero soy consciente que es muy difícil y no controlo todos los factores. Serán sólo 6 elegid@s como principales (no tienen porque ser las seis mujeres) Si no fuera como principal, espero tener la opción de asistir como asistente

¿A qué ha tenido que renunciar para poder llegar al nivel en el que está?

A muchas horas con mi familia y amigos, sobre todo, además de a tener un trabajo estable y más tiempo de ocio.

¿Cree que el que fuera seleccionada para Río ayudaría a que otras muchas mujeres perdieran los miedos y se lanzaran a imitar sus pasos?

Creo que sería un hecho histórico que espero cambiara algunas cosas en cuánto al plano arbitral. No debemos olvidar que los árbitros somos deportistas y llegar ahí, es estar en el más alto nivel, con todo lo que implica. Y por supuesto, espero que ayudara a que se animarán más chicas, necesitamos ese relevo generacional!

La que le puede acompañar en Río 2016 es la selección femenina, ¿considera que sus éxitos son un pequeño milagro teniendo en cuenta que España a nivel de rugby es un país con menos tradición e infraestructuras que otros?

Son bastante sorprendentes considerando el número de licencias que tenemos así como los recursos. No es más que fruto de la pasión y sacrificio que las jugadoras hacen por poder jugar en lo más alto. Estoy segura que la selección estará en Río y hará grandes cosas.

A nivel general, ¿qué cree que le falta al rugby español para dar un salto de calidad?

Que crezca el número de licencias, inversión, difusión y apoyo institucional: que se practique el rugby desde el cole.

Además de árbitro, también es coordinadora de un equipo de rugby y está a un paso de convertirse en Teleco ¿de dónde saca el tiempo?

He estado dos temporadas como entrenadora de mi equipo, pero ahora soy la coordinadora y echo una mano en lo que hace falta. Estoy acabando el proyecto fin de carrera, así que sí... a los días le faltan horas! Al final es cuestión de prioridades...

Qué promesa haría para ir a los Juegos Olímpicos...

Sencillo... hacer una buena fiesta e invitar a todos los que han hecho posible que esté en Río para celebrarlo juntos y agradecerles su parte... y de paso ¡¡¡practicar Samba!!! jaja

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L