Opinión

Por Natalia Freire @ladeporteca

La periodista de RTVE Paloma del Río ha sido distinguida con la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo. Es la primera vez que una periodista recibe el máximo galardón que entrega el Consejo Superior de Deportes (CSD).

El anuncio lo hizo Miguel Cardenal, Presidente del CSD, durante la Rueda de Prensa que los equipos de la Real Federación Española de Gimnasia (RFEG) ofrecían antes de que comiencen los próximos Mundiales de Gimnasia que además serán clasificatorios en todas las especialidades y categorías.

Paloma del Río y yo llegamos a la sede del CSD casi al mismo tiempo. Nos saludamos cordialmente y después lo primero que hice fue agradecerle su trabajo y su insistencia para conseguir que podamos ver los próximos Mundiales de Gimnasia por Teledeporte. Gracias a ello nos ahorraremos el tiempo en buscar enlaces por la red de televisiones rusas, húngaras o turcas para ver a nuestras gimnastas. Vale que estamos aprendiendo idiomas, pero teniendo una televisión pública dedicada a los deportes lo suyo es que podamos disfrutar cómodamente desde casa de unos Mundiales en los que, además, se juegan plazas para los Juegos Olímpicos.

También hablamos de Almudena Cid, (que la acompañará con sus comentarios durante las retransmisiones), de sus cuentos de Olympia y de lo bien que está llevando su vida después de la retirada.

Mi hija (también conocida como “la joven becaria”) me acompañaba esa mañana. Siempre que está de vacaciones y que las circunstancias lo permiten me la llevo conmigo al trabajo. Creo que es bueno que sepa en qué consiste el oficio de periodista y que disfrute del privilegio de conocer a deportistas de élite porque son un referente para nuestra sociedad. La “joven becaria” me preguntó intrigada que si esa señora con la que había hablado era Paloma del Río y cuando se lo confirmé se emocionó tanto como cuando le preguntó a Lourdes Mohedano (integrante del Conjunto de Rítmica) cómo mejorar su técnica en los ejercicios de gimnasia.

Como mi hija muchos de nosotros nos hemos criado, crecido o formado escuchando a Paloma del Río en las retransmisiones deportivas, especialmente en la Rítmica y el Patinaje, y se ha convertido en un referente periodístico. Es conocida y admirada por todo el público que sigue los deportes pero no es una periodista “mediática” que genera filias y fobias a partes iguales.

Paloma siempre ha hecho bien su trabajo, nunca ha pretendido ser más importante que aquello que contaba y ha honrado el oficio de periodista. Su voz nos ha acompañado en la tele desde los Juegos de Seúl 1988 hasta los de Londres 2012; desde los Juegos de Invierno de Lillehammer 1994 hasta los de Sochi 2014.

La hemos escuchado correcta, documentada, crítica o emocionada, (siempre manteniendo la compostura), contando las hazañas de nuestros deportistas. Ha luchado en la sombra para que los deportes llamados “minoritarios” tuvieran su hueco en los medios. Es imposible hablar de Gimnasia sin nombrar a Paloma del Río porque ella siempre ha estado junto a este deporte. Sólo hay que comentar en el colegio, en la facultad, en el mercado o en la consulta del médico que te gusta la gimnasia e inmediatamente te responden que hay una periodista que se llama Paloma … Del Río–completo yo- que habla de Gimnasia por televisión, que sabe mucho de ese deporte y además lo explica fenomenal

Por eso Miguel Cardenal escogió la Rueda de Prensa de la RFEG para hacer el anuncio de la concesión de la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo a Paloma del Río. Y es que nadie más que ella en la profesión merece esta distinción porque aunque no tenga millones de seguidores en Twitter, aunque las audiencias de sus programas no batan récords y aunque se diga de ella que es la periodista de los deportes “minoritarios”, siempre ha trabajado por el deporte a cambio de un sueldo humilde, viajes interminables y noches en vela pero con la certeza de realizar su trabajo lo mejor que podía. Y haciéndolo dignifica una profesión que no pasa por sus mejores momentos.

Paloma del Río no es una deportista de élite, no ha batido récords del mundo, no ha ganado campeonatos y no ha subido a ningún pódium pero lleva toda una vida dedicada a informar y a contar historias sobre deportes de una forma serena y profesional que la han llevado a lo más alto de este bendito oficio; y esto, bien merece una Medalla de Oro.

¡Felicidades, Paloma!

 

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L