Deporte y Cultura

Por Natalia Freire @ladeporteca

Muchas veces le pedí a Ander Mirambell que escribiera su biografía y cuando una de esas veces me confesó que estaba en ello y me dio algunos detalles supe que más que una autobiografía sería un libro de aventuras.

Cuando empecé a leerlo descubrí que nadie podría contar sus experiencias mejor que el propio Ander porque ante mis ojos tenía un relato sencillo y divertido que se lee casi sin darte cuenta. Al leerlo escuchaba en mi cabeza su voz, veía sus gestos y le imaginaba viviendo cada una de sus aventuras. Su viaje hacia un mundo desconocido me hizo asociarle con los antiguos aventureros y con locos soñadores, como Ícaro, que una vez imaginaron que podrían volar. Pero Ander siempre se enfrentó a los retos con la sensatez necesaria para lograrlos sin prisas, comprobando que el camino era firme a cada paso aunque el viaje se volviera un poco más duro, un poco más largo.

Ander se embarcó hacia un destino incierto y llegó a buen puerto pasito a pasito, aventura a aventura. Y lo contó en un libro titulado “Rompiendo el Hielo”. En sus páginas descubriréis que se interesó por el bobsleigh antes que por el Skeleton porque vio la película “Cool Runnings” una producción de Disney basada en la historia real de un grupo de atletas jamaicanos que no consiguieron clasificarse para los juegos de verano y que se resistieron a renunciar al sueño de ser olímpicos. Por eso se prepararon sin descanso y lograron la clasificación para competir en unos Juegos de Invierno.

Al igual que los chicos de Cool Runnings, Ander comenzó en el atletismo y también jugó en los juveniles del Real Club Deportivo Espanyol, su equipo de toda la vida, pero nunca descuidó su formación académica pues es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y máster en Gestión y Dirección de Instalaciones deportivas así como uno de los embajadores de la Liga de Fútbol Profesional desde donde realiza un trabajo encomiable a favor de los deportes emergentes (sacad de vuestro vocabulario ese término de deportes minoritarios).

Tras probar con el bobsleigh, lo intentó con el skeleton. El hecho de ser un deporte individual disminuía las dificultades que se le presentaban, que no fueron pocas. Como aquella vez en la que por un momento fue piloto acrobático de coches al poner su Ford Fiesta en dos ruedas por las carreteras de Alemania para evitar una colisión con un todo terreno. O aquella en la que acabó en Las Vegas con chanclas y sin maletas, o cuando se enfrentó al Monstruo de Cesana y esa otra en la que la escultural modelo Claudia Schiffer le salvó la vida.

Durante sus aventuras se encontró con muchas personas a las que ha sorprendió enormemente y por eso fue bautizado con numerosos apodos entre los que destacan el Gato de Hielo, GrAnder, Spicy Meatball, que significa “albóndiga picante”, McGlander o Mr Big Tool que significa “El señor de la gran herramienta”. Podéis sacar vuestras propias conclusiones o mejor, podéis leeros el libro “Rompiendo el Hielo" de Ander Mirambell y averiguar el por qué de esos nombres. 

Ander ya forma parte de la historia del deporte español. Primer piloto español de skeleton en unos Juegos Olímpicos, el primer español en vencer en dos pruebas del circuito mundial (en la North America Cup de Skeleton de Calgary) y el primero en colocarse en el número 1 del ranking tras su doble victoria el pasado 15 de noviembre.

La victoria de Calgary fue además una hazaña porque la logró con el ligamento cruzado de la rodilla derecha roto, una lesión que a cualquiera le hubiese hecho plantearse abandonar la competición esta temporada; pero no a Ander.

Una de las razones por las que Ander Mirambell es un irreductible la encontrareis en su libro. También reside en la canción The Masterplan de Oasis. Su nombre era Jorge Linares.

Jorge, amigo de andanzas de Ander desde que ambos tenían 10 años, falleció con 21 años víctima del cáncer. La última vez que se vieron los dos fue un poco antes de que Ander compitiera en el Campeonato de Cataluña de Atletismo. Jorge le dio una camiseta en la que aparecía una foto de los dos juntos tras un viaje divertidísimo a Andorra. Su amigo le pidió que la llevara hasta lo más alto del podium. Tras aquella conversación Ander escuchó esa canción de Oasis y al poco tiempo Jorge se fue.

Unos días después venció en la carrera, se convirtió en Campeón de Cataluña y subió a lo más alto del pódium con la camiseta puesta tal y como le había pedido su amigo.

Desde entonces, Ander se propuso afrontar todos sus objetivos sin descanso, sin dudas. Y poco a poco lo ha ido logrando. Se convirtió en piloto de Skeleton, fue olímpico en Vancouver y en Sochi y es el número 1 del ranking mundial desde que hace unos días subió a lo más alto del pódium en Calgary. Y quiero pensar que, al igual que hizo en aquel Campeonato de Catalunya de Atletismo, su amigo Jorge también le habrá acompañado desde el cielo.

Recordad que éste y todos los libros deportivos de los que hablamos en La Deporteca podéis encontrarlos en libreriadeportiva.com

 

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L