Opinión

Foto : Planeta Olímpico Radio Marca

Rafael Gandía @grangandhi

 

El “Trío Calaveras” fue un grupo musical mexicano que apareció en los años iniciales de la depresión económica, en el primer tercio desolador del siglo XX, cuyos componentes eran Guillermo Bermejo, Miguel Bermejo, y Raúl Prado. Tuvieron una aparición fulgurante, revolucionando el mundo de las rancheras y la música tradicional de aquel país. Por esas acepciones que toma el lenguaje a veces de manera poco comprensible, el término “trío calaveras” se adoptó para denominar a aquel grupo de tres personas que, de diferentes maneras, se comporta de forma traviesa.

Ochenta años después, coincidiendo con otro duro momento económico a nivel mundial, un nuevo Trío Calaveras ha aparecido para revolucionar el waterpolo nacional y, en mayor manera, el deporte femenino en nuestro país. Las voces de Jennifer Pareja, Laura Ester Ramos y Mati Ortiz Reyes a duras penas podrían interpretar una ranchera, pero, eso sí, su juego dentro de las piscinas podría asemejarse a los grandes de la música clásica de todos los tiempos. Su interpretación va desde la precisión y la suavidad de un pase, evocando las notas de una pieza de Chopin, hasta la agresividad de sus lanzamientos contra la portería rival, comparable a los altos de un fragmento de las Walkirias de Wagner. Queda claro que no son cantantes, pero lo que no se puede negar es que traviesas son un rato.

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L