Rítmica

Carolina Rodríguez logró el objetivo que se marcó cuando hace dos años decidió continuar su carrera con Río 2016 como meta.

Saber que disputaría los Juegos Olímpicos con los 30 años cumplidos se convirtió en un desafío, en una motivación en vez de en un problema. Tras lograr la clasificación para los Juegos el siguiente objetivo era el de meterse entre las diez mejores gimnastas que podrían disputar la Final Individual.

Carolina comenzó su actuación con el ejercicio de Aro. El primer ejercicio siempre es importante porque la nota puede condicionar el resto. Lo interpretó con mucha energía y muy concentrada. Su nota fue de 17.566. En la 2º Rotación con el ejercicio de Pelota logró una nota de 17.750.

Tras el descanso se reanudó la competición  con los ejercicios de Mazas y Cinta. El ejercicio de Mazas tiene mucha fuerza y energía y Carolina lo ejecutó a la perfección obteniendo una nota de 17.833. El camino a la Final Olímpica se presentaba cada vez más despejado. Pero quedaba el aparato más peliagudo, la Cinta, especialmente en Río por la humedad del ambiente que facilita que se anude con más frecuencia. Carolina Rodríguez apareció en el tapiz tan concentrada como en los anteriores y realizó su ejercicio sin fallos importantes aunque se le notaba con más dificultad que con el resto de aparatos. Su nota fue de 17.366. La suma de las notas de los cuatro ejercicios era de 70.515 que la llevaba a la 7ª posición de la Clasificación General y directa a la Final Olímpica.

Mañana también será un día importante para la Rítmica porque además de celebrarse la Final Individual se disputarán las clasificatorias de Conjuntos en las que estará el equipo español.

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L