Balonmano

La selección española femenina de balonmano, ha arrancado con derrota ante Suecia el campeonato de Europa ante las anfitrionas (25-19).

Una falta de aplomo defensivo que se ha traducido en un total de 17 pérdidas de balón, el combustible necesario para que Suecia desplegase su veloz juego de contragolpe, el arma con el que las nórdicas desbordaron por completo al conjunto español.

"No podemos precipitarnos. Hemos hecho un ataque de 20 segundos", se quejaba el seleccionador español Jorge Dueñas, desesperado por una nueva pérdida de balón, una más de las ocho que contabilizaron las Guerreras en el primer tiempo.

Y es que en el momento en el que España perdió la paciencia, se acabaron las opciones de victoria de la selección, que vio como Suecia castigó cada error español con un rápido contragolpe, hasta descolgar definitivamente (13-8) al conjunto español en el marcador.

Un tanteador en el que las de Dueñas se mantuvieron a flote mientras tuvieron la tranquilidad necesaria para mover en ataque el balón de lado a lado hasta crear los espacios necesarios para alcanzar el gol.

Paciencia que unida al buen hacer de la guardameta Silvia Navarro, que por momentos llegó a superar el 45 de paradas en el primer tiempo, permitió a España llegar a los 18 minutos de juego por delante (6-7) en el marcador.

La calma poco a poco fue agrietándose con los errores en el lanzamiento del equipo español, especialmente desde los extremos, lo que obligó a España a canalizar su juego ofensivo por la zona central, donde Suecia hizo valer su mayor poderío físico.

Todo un problema para el equipo español, que se estrelló una y otra vez con las corpulentas jugadoras escandinavas, concatenando una pérdida de balón tras otra, hastaencajar un doloroso parcial de 7-1 con el que se llegó al ecuador del choque

Un tiempo de receso que tampoco sirvió para propiciar la reacción del conjunto español, que pareció abocado a una severa derrota, tras ver aumentar su desventaja hasta los seis tantos (16-10) apenas transcurridos dos minutos de la segunda parte.

Goleada que España finalmente evitó gracias a una nueva muestra de carácter, que hizo que las de Jorge Dueñas, entre las que destacó la lateral Mireya González, pelearan hasta el final no ya por la victoria, sino por reducir una diferencia que finalmente se quedó en seis tantos (25-19)

Este marcador obligará a España a vencer a Serbia, el próximo martes, y a Eslovenia, el jueves, si quiere acceder a la segunda fase de un Europeo en el que las Guerreras deberán corregir urgentemente su problema con las pérdidas de balón si quieren tener alguna opción.

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L