Deporte y Cultura

Por Natalia Freire @ladeporteca

El 23 de noviembre se estrenó el cortometraje Gigantes Paralelos dirigido por Lucas Sáez y protagonizado por el rider Lucas Eguibar, actual Campeón de la Copa del Mundo de Snowboard Cross. En su camino hasta la cima de la montaña le acompañó su hermano Nicolás. Durante el recorrido los dos se convirtieron en Gigantes.

El snowboard es uno de mis deportes favoritos por muchas razones. La primera, por la sensación de libertad que ofrece practicar un deporte en la naturaleza. La segunda, por el componente medioambiental que obliga al que lo practica a tener en cuenta las condiciones meteorológicas cada día. No se surfea igual en medio de una ventisca, bajo una ligera nevada, tras una noche despejada que hace que la superficie se hiele o en un día soleado y caluroso que convierte la nieve en eso que vemos en las pescaderías. Y la tercera, por el desafío que implica medirse con una montaña.

Olvidad ese estigma de deporte de pijos. El snowboard es un deporte de aventura que requiere mucho esfuerzo y una concentración extrema porque se practica en un medio hostil para el ser humano. La montaña manda.

Muchos lo consideramos una afición, una pasión. Sólo unos pocos lo consideran su vida. Uno de ellos es el rider donostiarra Lucas Eguibar @lucaseguibar

Es posible que muchos ignoréis que Lucas Eguibar es uno de los riders más importantes del mundo. Su nombre ya forma parte de la historia porque es el actual Campeón de la Copa del Mundo de Snowboard Cross.

El camino hasta la cima de esta montaña, nunca mejor dicho, no ha sido un camino de rosas. Si fuera fácil todo el mundo lo haría. Lucas ha tenido que enfrentarse a muchas dificultades. Desde entrenar en dunas ante la imposibilidad de hacerlo en la nieve por carecer de recursos económicos hasta entrenar en su casa, sólo, sin supervisión técnica y sin ayudas. 

Aún así, se clasificó para los Juegos Olímpicos de Sochi en 2014 junto a sus compañeros de equipo y casi hermanos Laro Herrero y Regino Hernández. Por diversas razones llegaron a Sochi dos días después de lo debido y se plantaron en las rondas clasificatorias sin apenas haber reconocido la pista por la que tendrían que competir.

Lucas estuvo a punto de meterse en el grupo de los riders que luchaban por las medallas pero tuvo que conformarse con disputar la Final de Consolación y, demostrando su capacidad y su fortaleza, la ganó. Gracias a esa victoria en la Small Final también logró un Diploma Olímpico pero le quedó la espinita de la Big Final y, por qué no, la lucha por las medallas. Deseaba ganar una medalla olímpica para dedicársela a la persona que peleaba junto a él en una batalla diferente.

Se sacó la espina un año después alzando el Globo de Cristal, el trofeo del Campeón de la Copa del Mundo. Su Diploma Olímpico y su Campeonato del Mundo fueron posibles gracias a la motivación que encontró en una vida que discurría paralela a la suya y que le empujaba a seguir luchando por sus sueños. La vida de su hermano Nico.

El camino que ambos recorrieron de forma paralela sirvió de inspiración al director Lucas Sáez que encontró en la historia personal de Lucas Eguibar y en la de su hermano Nico un argumento ideal para convertirla en un cortometraje emocionante y hermoso a pesar de la historia que esconde. Como dice el rider estadounidense Kevin Pearce, “un problema puede convertirse en la excusa para sacar lo mejor de nosotros mismos”.

El lunes 23 de noviembre se estrenó el cortometraje Gigantes Paralelos en el que Lucas Eguibar y su hermano Nico son los protagonistas. Podéis verlo en la web lucaseguibar.com

Este cortometraje ya ha conseguido el premio al Mejor Cortometraje y Mejor Guión en la IV Edición del Skimetraje Play Pyrenees, el Festival Internacional de Cortometrajes de Esquí y Snowboard del Pirineo y también está seleccionado para participar en el Festival de Cine Bilbao Mendi Film Festival.

Os recomiendo que lo veáis tranquilos, con el móvil lejos para que nadie os interrumpa. Son sólo seis minutos pero son seis minutos llenos de matices, repletos de mensajes y de emoción.

En los seis minutos que dura el corto Gigantes Paralelos comprenderéis que hay personas que no miran lo mismo que la mayoría. Que corren en una dirección opuesta a la de los demás aunque el camino sea mucho más difícil, más complejo. Que no se rinden ante los fracasos ni las desgracias. Que no se cansan de repetirse que lo lograrán. Que no conocen límites. Que lo arriesgan todo. Que se esfuerzan más. Un minuto más, un entrenamiento más, una carrera más para llegar más rápido, más alto, más fuerte...

Citius, Altius, Fortius. El lema de los Juegos Olímpicos puede aplicarse también a la vida. Lucas y Nicolás Eguibar lo saben. Ellos son, como dice el título del cortometraje, unos Gigantes Paralelos.

GIGANTES PARALELOS

 

Escribir un comentario

Para evitar spam y un uso inadecuado de los comentarios, estos deberán ser validados previamente a su publicación.


Código de seguridad
Refescar

#losJJOOsontodoslosdias

Editado por:
OLIDREAM SPORT,S.L